“El portentoso tesoro mixteca de la tumba 7 de Monte Albán”. Revista National Geographic Historia, Nº 117, 2013: 92-94.

117 Historia NGEn la década de 1920, el arqueólogo mexicano Alfonso Caso fijó su atención en Monte Albán, una montaña del valle de Oaxaca. Décadas atrás, en su cumbre se habían localizado restos de la cultura zapoteca, que dominó la región entre los siglos IV a.C. y VIII d.C., pero aquellas ruinas no se habían estudiado a fondo. En 1928 Caso visitó por primera vez el enclave, acompañado del arqueólogo italiano Guido Valeriano Callegari. Tras hora y media de penoso ascenso a caballo entre una densa niebla, los dos estudiosos llegaron a la Gran Plaza de la antigua ciudad, un espectacular recinto repleto de restos de antiguos templos y palacios. Entusiasmado, Caso hizo gestiones ante el gobernador de Oaxaca para construir una carretera hasta el monte, mientras él reunía fondos y un buen equipo de científicos para iniciar la excavación de aquel conjunto monumental.

Volver